Otro

Europa busca prohibir el marketing de comida chatarra dirigido a niños

Europa busca prohibir el marketing de comida chatarra dirigido a niños


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La Organización Mundial de la Salud está trabajando con sus 53 miembros europeos en un plan para limitar o prohibir los anuncios de comida chatarra para niños.

Dame un respiro, dame un respiro… ¡dame un respiro de tu publicidad de comida chatarra!

los Organización Mundial de la Salud, en colaboración con 53 países europeos, dio a conocer un modelo de perfil de nutrientes diseñado para ayudar a las autoridades a identificar mejor los niveles de azúcar, grasas saturadas, grasas trans y sal en los alimentos. El modelo también apunta a restringir severamente la comercialización de comida chatarra dirigida a niños, una táctica que actualmente solo se utiliza en Irlanda, Dinamarca, Noruega y el Reino Unido.

El modelo cubre 17 categorías; algunos alimentos, como frutas, verduras, proteínas y huevos, no recibirán restricciones, mientras que otros alimentos, como dulces, galletas, bebidas energéticas y helados, recibirán prohibiciones completas de publicidad dirigida a los niños. El Partido Laborista del Reino Unido ha ya sugirió un modelo similar, que prohibiría la publicidad de comida chatarra y comida rápida en televisión hasta las 9 p.m.

"Dada la actual epidemia de obesidad infantil en Europa, no hay justificación para comercializar productos que tienen poco valor nutricional y contribuyen a dietas poco saludables", dijo el Dr. Gauden Galea, médico de salud pública de la Organización Mundial de la Salud. dijo Food Navigator.

Según la OMS, el modelo podría ser útil para restringir la exposición de los niños a la comida chatarra y rápida. También podría utilizarse para examinar la esfera de influencia publicitaria.


Prohibición total de anuncios de comida chatarra alrededor de niños y programas # x27

Ofcom ha anunciado una prohibición total de la publicidad de comida chatarra en todos los programas para niños, en todos los canales para niños y en todos los programas que tienen un "atractivo particular" para los menores de 16 años.

Las restricciones son mucho más severas de lo que esperaba la industria de la televisión y la publicidad, pero no alcanzaron una prohibición completa previa a la cuenca que buscaban los activistas de la salud.

La sorpresa es que Ofcom ha optado por extender las restricciones a cualquier programa en cualquier momento del día que tenga una audiencia "superior al promedio" de menores de 16 años.

Anteriormente, se había centrado en una variedad de opciones para restringir la publicidad a menores de 9 años y durante períodos de tiempo particulares.

Esto trae a la prohibición una variedad de programas que antes se consideraba que no se veían afectados por las propuestas probables, como los canales y programas de música, muchas ceremonias de premios y programas de entretenimiento general a primera hora de la noche.

El grupo de edad en cuestión se define como cualquier programa que tenga una proporción un 20% mayor de espectadores menores de 16 años que la media del Reino Unido.

Ofcom ha estimado que las restricciones costarán 39 millones de libras esterlinas en ingresos por publicidad televisiva.

El organismo de control de los medios ha basado su definición de "comida chatarra" en el sistema de perfiles de nutrientes de la Autoridad de Normas Alimentarias.

Como resultado de la decisión de la Ofcom de apuntar a la regulación para garantizar la protección del grupo de menores de 16 años - las propuestas originales se enfocaron solo en el grupo de menores de 9 años - habrá una consulta "corta y enfocada" para buscar opiniones sobre la ampliación de las restricciones.

Esto se cerrará antes de Navidad con un anuncio previsto en enero.

Ofcom ha fijado una fecha límite de marzo del próximo año para que los anunciantes modifiquen sus campañas de marketing de acuerdo con las nuevas restricciones a la publicidad de comida chatarra dirigida a niños menores de 16 años.

Sin embargo, las restricciones publicitarias se irán aplicando gradualmente a lo largo de 24 meses hasta finales de 2008 para los canales dedicados a niños, donde "la capacidad de sustituir los ingresos de la publicidad de alimentos y bebidas sería más difícil de lograr rápidamente".

El regulador de medios está introduciendo las medidas con el objetivo de reducir en un 50% la cantidad de publicidad de alimentos con alto contenido de grasa, sal y azúcar dirigida a los niños.

Afirma que las nuevas regulaciones reducirán el número de anuncios de comida chatarra que ven los menores de 16 años en un 41% y el grupo clave de menores de 9 años un 51%.

Ofcom estima que las restricciones afectarán solo al 0,7% de los ingresos publicitarios de las emisoras terrestres como ITV, GMTV, Channel 4 y Channel Five.

Los canales de cable y satélite sufrirán una pérdida de alrededor del 8,8% de los ingresos publicitarios totales.

Sin embargo, los más afectados serán los canales dedicados a niños, como Cartoon Network y Nickelodeon, que verán un impacto estimado del 15% en los ingresos publicitarios.

Ofcom cree que el impacto total en la publicidad televisiva supondrá una pérdida de 39 millones de libras esterlinas.

Sin embargo, si las emisoras introducen estrategias de "mitigación", como ejecutar más repeticiones o utilizar programas importados más baratos, la caída en los ingresos por publicidad podría ser de tan solo 23 millones de libras esterlinas.

El canciller, Gordon Brown, ha acogido con satisfacción la prohibición de Ofcom de los anuncios de comida chatarra en los programas para niños, diciendo que organizaría un seminario con locutores y otros grupos para ver qué más se podía hacer.

"El canciller da la bienvenida al informe de Ofcom y sus propuestas para endurecer las restricciones a la publicidad de alimentos no saludables durante los programas que los niños ven", dijo un portavoz.

El Consejo Nacional de Consumidores dijo que estaba "muy decepcionado" por las propuestas de prohibición de los anuncios de comida chatarra, ya que no iban lo suficientemente lejos en la cobertura de programas como Coronation Street.

El director ejecutivo, Philip Cullum, dijo: "Esto realmente no llega al meollo del problema. Dicen que se han centrado en los niños, pero las propuestas en realidad no logran eso".

Los programas de televisión como Los Simpson, Hollyoaks, The X Factor, Lost y Friends se verán afectados por nuevas restricciones que tienen como objetivo bloquear los anuncios de comida chatarra de los programas que tienen un "atractivo particular" para los menores de 16 años.

Otros programas que probablemente caigan dentro de la nueva prohibición de publicidad de comida chatarra de Ofcom, según los datos históricos de visualización, incluyen programas de entretenimiento masivo a primera hora de la noche, especialmente aquellos que involucran elementos musicales.

Según la agencia de medios Carat, según las cifras de audiencia de octubre, otros programas que se verían afectados incluyen Make Me a Supermodel, Two and a Half Men, Pimp My Ride y Saturday Night Takeaway de Ant & amp Dec.

Más allá de la prohibición de la publicidad de comida chatarra en los canales y programas para niños, Ofcom tiene la intención de introducir un mecanismo, llamado "Índice 120", para evaluar qué programas tienen un atractivo "superior al promedio" para los menores de 16 años y, por lo tanto, no pueden publicar anuncios de comida chatarra. .

Los organismos de radiodifusión están familiarizados con este tipo de sistema porque se han utilizado variaciones del mismo para evaluar dónde se puede publicar la publicidad de bebidas alcohólicas, por ejemplo, pero no se ha utilizado antes en una escala tan amplia.

La definición que utiliza Ofcom es para programas con un "atractivo particular" para los menores de 16 años y es cualquier programa que tenga una proporción un 20% mayor de espectadores menores de 16 años que el promedio del Reino Unido.

El predecesor de Ofcom, la Broadcasting Standards Commission, reveló en 2003 que los niños pasaban más tiempo viendo programas para "adultos" como EastEnders, Only Fools and Horses y Pop Idol que programas dirigidos específicamente a los jóvenes.

Channel Five y Turner Broadcasting criticaron la decisión de Ofcom sobre la publicidad de comida chatarra, calificándola de "draconiana" y de "oportunidad perdida".

Sin embargo, Channel 4 ha calificado la decisión de Ofcom como una "respuesta proporcionada a un problema social complejo", pero advirtió que causará al canal "dificultades financieras".

El futuro de los programas infantiles del Reino Unido en la televisión comercial parece ahora "sombrío", según la directora ejecutiva de Five, Jane Lighting.

¡La Sra. Lighting reiteró el compromiso de su canal con la reconocida marca preescolar Milkshake! pero dijo que el futuro parece difícil para Five.

Ella dijo: "Esta es una decisión difícil y estamos decepcionados de que sea incluso más draconiana que las estrictas medidas que originalmente propuso Ofcom".

"Five tiene un compromiso continuo de transmitir programas para niños tanto para nuestra audiencia de preescolar Milkshake! Como para niños mayores".

Ella agregó: "Sin embargo, estas restricciones nos negarán ingresos sustanciales y harán que la economía de producir programas para niños sea mucho más difícil en el futuro.

"El futuro a largo plazo de la programación infantil producida en el Reino Unido fuera de la BBC es sombrío".

La producción infantil de Five incluye favoritos como Make Way for Noddy y Thomas & amp Friends.

Sus programas no infantiles que pueden verse afectados incluyen la telenovela australiana Home and Away y Make Me a Supermodel.

Turner Broadcasting, propietaria de los canales para niños Cartoon Network, Toonami y Boomerang, también ha criticado las propuestas de Ofcom, diciendo que su plan de usar personajes como Scooby-Doo para promover una alimentación saludable ahora estaría prohibido.

La compañía describió la prohibición de la comida chatarra como una "oportunidad perdida para una solución creativa y considerada" al problema de la obesidad infantil y dijo que había estado buscando formas en las que podría usar sus personajes de dibujos animados.

"Turner, al igual que otras empresas de medios, había estado buscando formas en las que pudiéramos aprovechar nuestros personajes, como Scooby-Doo y Dexter, por el poder del bien, alineándolos con la promoción de productos alimenticios más saludables, como agua, frutas y verduras ", dijo el vicepresidente senior de Turner, Dee Forbes.

"Lamentablemente, las nuevas restricciones nos negarán esta ruta potencialmente emocionante para complementar otras formas de promoción de la salud".

Sin embargo, Channel 4 ha calificado la decisión de Ofcom como una "respuesta proporcionada a un problema social complejo".

· Para ponerse en contacto con el servicio de noticias de MediaGuardian, envíe un correo electrónico a [email protected] o llame al 020 7239 9857. Para todas las demás consultas, llame a la centralita principal de Guardian al 020 7278 2332.

· Si está escribiendo un comentario para su publicación, marque claramente "para publicación".


Europa y los # 039 luchan contra la obesidad

Todo el mundo ha oído la historia de la chica de la ciudad que pensaba que la leche venía del supermercado y no de una vaca. Pero, ¿has oído hablar de la chica de Londres, United Kindgom (Reino Unido), que pensaba que el ruibarbo era una cebolla?

Aterrador, pero es verdad. Ese pequeño descubrimiento fue hecho recientemente por el famoso chef británico Jamie Oliver durante una serie de televisión de cuatro partes en el Canal 4 del Reino Unido. Oliver profundizó en las comidas escolares para mostrar a los padres la "basura" que sus hijos estaban comiendo en la escuela y en el proceso descubrió una falta total de comprensión sobre lo que es o hace la comida.

En el Reino Unido, con solo 25 centavos (43 ¢) gastados por niño / día en promedio para almuerzos escolares, los alimentos eran en su mayoría grasas, azúcar y sal en lugar de los alimentos nutritivos que los padres asumían que comían sus hijos. Oliver les mostró a los padres cómo comen los niños, no solo en la escuela, sino también los bocadillos de comida chatarra en el hogar y las comidas preparadas en el supermercado en la cena, es una gran parte de las causas de la obesidad infantil. En una sociedad dominada por los medios de comunicación, se necesitaba un chef famoso para lograr que los niños y los padres se pusieran de pie y se dieran cuenta.

Eliminar la comida chatarra puede no parecer una ciencia espacial, pero "Jamie's School Dinners" causó un alboroto en el Reino Unido que llegó hasta el primer ministro. Como parte de la campaña “Feed Me Better” de Oliver, logró que el gobierno aumentara el gasto en comidas escolares en 280 millones de libras (487 millones de dólares). Los padres y los grupos de salud presionaron a muchas escuelas de todo el país para que aumentaran el gasto en almuerzos escolares a 50 peniques (87 ¢) por niño y "acabaran con la basura".

Al igual que los niños estadounidenses, a los niños británicos les gustan sus gaseosas ("bebidas gaseosas"), sus bolsas de papas fritas ("patatas fritas") y sus dulces ("dulces") mientras están sentados frente a la computadora o la televisión. Pero esos niños se están convirtiendo en adolescentes con sobrepeso y, más tarde, en adultos obesos. Los resultados de ese estilo de vida son asombrosos. En este momento, uno de cada siete jóvenes británicos de 15 años es obeso, pero para 2020, la Asociación Médica Británica (BMA) estima que un tercio de las niñas y una quinta parte de los niños serán obesos.

¿Dónde está la grasa?

Los estadounidenses a menudo son considerados los primos gordos de los europeos, sobre todo por los propios europeos. En Estados Unidos, donde las rosquillas Krispy Kreme y los Big Macs parecen ser parte de la dieta básica, más del 30% de la población es obesa y más del 60% tiene sobrepeso. Una cadena de estudios europeos sobre obesidad publicados a principios de este año muestra que muchos países, desde Alemania hasta Finlandia y España, corren un grave riesgo de volverse tan obesos, o más, que los EE. UU.

“La época en que se pensaba que la obesidad era un problema al otro lado del Atlántico ha pasado”, dijo recientemente Mars Di Bartolomeo, ministro de Salud de Luxemburgo, según el Associated Press.

Los franceses y los alemanes pueden estar tan gordos como los estadounidenses en 2020, pero los españoles podrían alcanzar esa marca en la próxima década. En España, donde la obesidad es la segunda causa de muerte prevenible, la gente está optando por la cirugía de bypass gástrico en lugar de un cambio en la dieta o el ejercicio. De los aproximadamente 20 millones de personas en España, más de 10.000 ya se han sometido a la cirugía.

Pero justo cuando Estados Unidos lanzó su "Guerra contra las drogas" y más tarde su "Guerra contra el terrorismo", gran parte de Europa está lanzando una "Guerra contra la obesidad". Muchos gobiernos europeos, así como la propia Comisión Europea, están lanzando plataformas y estudios de izquierda a derecha para encontrar formas de frenar la alimentación poco saludable. BMA, en un informe de junio, atacó no solo los almuerzos escolares como lo hizo Jamie Oliver, sino que buscó eliminar las máquinas expendedoras de comida chatarra en las escuelas y prohibir la publicidad de comida chatarra dirigida a los niños.

“Es una locura que en un momento en que a los niños se les dice que coman menos y hagan más ejercicio, vayan a la escuela y les vendan bebidas gaseosas y donas y hagan menos de dos horas (en la escuela) de ejercicio a la semana”, dijo BMA. Vivienne Nathanson, MD.

“Se bombardea a los niños con mensajes contradictorios. Por un lado, pueden aprender sobre la alimentación saludable en la escuela y luego volver a casa y pasar horas viendo la televisión y ver a celebridades comiendo hamburguesas, patatas fritas o bebiendo bebidas gaseosas. Los niños y los padres están rodeados por la comercialización de cereales, bocadillos y comidas procesadas poco saludables, esto tiene que terminar ”, dijo.

Francia, ¿un paso por delante?

La obesidad está llegando incluso a Francia, un país que se enorgullece de los pasteles y las deliciosas salsas mientras se mantiene delgado como modelo con un cigarrillo en una mano. Aproximadamente el 18% de los niños franceses tienen sobrepeso y el 4% son obesos. Las autoridades francesas de salud pública dicen que si no se hace nada para detener la tendencia, los niños franceses podrían parecerse mucho a los niños estadounidenses en 2020.

El gobierno francés está un paso por delante de los británicos. Las máquinas expendedoras de comida chatarra en las escuelas están prohibidas a partir del 1 de septiembre, y se agregaron nuevas regulaciones sobre la publicidad de productos azucarados y una especie de "impuesto a las grasas" sobre los "alcopops", esas bebidas alcohólicas embotelladas con sabor a ponche azucarado.

Pero no solo le corresponde al gobierno regular y controlar la obesidad. Las personas deben asumir la tarea por sí mismas. Vengo de una familia estadounidense típica en la que todos somos "de huesos grandes" con algunos años aquí y allá de ser delgados y esbeltos. Mi hermana menor, que vive en París y cree que nada es tan bueno como la contraparte francesa, puede haber tropezado con un poco de Francia que todos podemos llevarnos.

Con el libro “Las mujeres francesas no engordan: el secreto de comer por placer”, de Mireille Guiliano, mi hermana dice que ha perdido 10 libras. este verano bebiendo mucha agua durante el día y una o dos copas de vino en la cena, comiendo dos yogures naturales al día y tres comidas bien equilibradas. Junto con comer bien, va una actividad diaria moderada como caminar 30 minutos una o dos veces al día o subir escaleras en lugar del ascensor. Ella dice que el libro le dice que cocine usted mismo, nunca compre alimentos empaquetados y coma frutas y verduras de temporada.

“Las mujeres francesas nunca se castigan ni se recompensan con la comida, y nunca se sienten culpables por lo que comen. Guardan sus calorías para cuando cuenta, como un trozo de chocolate negro realmente fino en lugar de una barra de Snickers. Si toman un postre en el almuerzo, dan un paseo adicional más tarde en el día. La comida debe ser una fuente de placer ”, dice.

Meghan Sapp es una periodista agrícola estadounidense que vive en Bruselas, Bélgica.

Carne de res - país por país

En Europa, la carne de res no es tan popular como el pollo, pero los consumidores tienen una buena idea de sus beneficios para la salud. Aunque la Comisión Europea no se ha embarcado en ninguna encuesta de opinión en toda la UE sobre las percepciones de los consumidores sobre la carne de vacuno, los países individuales lo han analizado por sí mismos.

Los investigadores daneses en nutrición han realizado investigaciones en curso sobre los efectos de las proteínas en la dieta. Según Arne Astrup, director de nutrición humana de la Royal Veterinary & amp Agricultural University en Copenhague, una dieta que consiste en un 25% de proteínas en lugar del 12,5% promedio hace que la pérdida de peso se duplique en las personas con sobrepeso.

“La carne de res está bien siempre que tenga menos del 10% de grasa, cuanto más magra, mejor”, dice Astrup. "Hemos descubierto que es extremadamente útil para bajar de peso".

En Irlanda, los investigadores afirman que la carne de vacuno irlandesa es necesaria para una dieta saludable. La investigación realizada por el Centro de Investigación Grange en Co. Meath muestra que la carne irlandesa alimentada con pasto tiene mayores concentraciones del tipo de ácidos grasos que los médicos ahora aceptan que protegerán contra el cáncer, la obesidad y las enfermedades cardíacas.

“Las reacciones químicas provocadas por el sistema digestivo del ganado alimentado con pasto conducen a la creación de una cantidad mucho mayor de ácidos grasos saludables, conocidos como CLA (ácidos linoleicos conjugados)”, dice el líder de la investigación Aidan Moloney.

Y aunque los consumidores del Reino Unido todavía piensan en el pollo como la proteína más saludable, la actitud de los consumidores hacia la carne de res ha mejorado en los últimos dos años a pesar de la publicidad significativa sobre la obesidad infantil al mismo tiempo, dice el director de marketing de la Comisión de Carne y Ganadería (MLC) del Reino Unido, Richard Lowe.

MLC monitorea las actitudes de los consumidores hacia todo tipo de carne mensualmente, hablando con 3.600 personas al año. Lowe dice que las encuestas del MLC muestran que el 43% de los consumidores sienten que la carne vacuna causa enfermedades cardíacas, una caída del 7% desde 2003. Mientras tanto, el 40% de los consumidores cree que la carne vacuna causa presión arterial alta, una caída del 4% desde 2003.

“El debate de los medios sobre la obesidad no ha afectado negativamente la opinión de los consumidores sobre la carne de res, pero ha ayudado a demonizar ciertos productos como las hamburguesas, que los periodistas tienden a caracterizar como 'comida chatarra'”, dice.


Fomentar e incrementar el consumismo infantil

Como se mencionó en la sección anterior al observar el aumento del consumo, las casas más grandes fueron un ejemplo de las cosas que se promovieron para aumentar el consumo. También lo fue el estímulo para proporcionar más juguetes y otros artículos para los niños:

El gobierno federal [de EE. UU.] Desempeñó un papel importante en la definición de la niñez. En 1929, Herbert Hoover patrocinó una Conferencia de la Casa Blanca sobre Salud y Protección Infantil. El informe de la conferencia, El hogar y el niño, concluyó que los niños eran seres independientes con preocupaciones particulares propias ... El informe aconsejaba a los padres que dieran a sus hijos los suyos [muebles, juguetes, salas de juegos, etc.]. Por lo general, es deseable un dormitorio para cada persona, señaló… Llévelos a comprar sus propias cosas y déjeles que las escojan por sí mismos.

A través de tales experiencias, la personalidad se desarrolla ... [Estas] experiencias tienen la ventaja de crear también en el niño un sentido de orgullo personal y familiar de pertenencia y, finalmente, enseñándole que su personalidad se puede expresar a través de las cosas. (Casa Blanca, 1931, [énfasis añadido por Robbins] Véase también Leach 1993: 371-372)

Así, en el espacio de unos 30 años, el papel de los niños en la vida estadounidense cambió drásticamente y se convirtieron, y siguen siendo, pilares de la economía de consumo, con un poder económico que rivaliza con el de los adultos.

Richard Robbins, Problema global y la cultura del capitalismo, (Allyn y Bacon, 1999), págs.24-25

Los niños tienen un enorme poder adquisitivo, tanto directa como indirectamente (indirectamente en el sentido de que pueden persuadir e influir en los padres sobre qué comprar).

Observe a un niño y a sus padres en una tienda. Ese lloriqueo agudo que escuchará proveniente del pasillo de los cereales es más que las súplicas de un niño soltero empeñado en llevar una caja de Fruit Loops al carrito de compras. Es el sonido de miles de horas de investigación de mercado, de una inmensa coordinación de personas, ideas y recursos, de décadas de cambio social y económico, todo en un solo, ¡mami, por favor!

Si está al alcance de [los niños], lo tocarán, y si lo tocan, al menos existe la posibilidad de que mamá o papá cedan y lo compren, escribe el antropólogo minorista Paco Underhill. La ubicación ideal de libros y videos populares, continúa, debe ser en los estantes inferiores para que los más pequeños puedan agarrar a Barney o Teletubbies sin impedimentos por parte de mamá o papá, quienes posiblemente no ven con buenos ojos a las criaturas hipercomercializadas.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

OBESIDAD VS SOBREPESO

La obesidad se define como un adulto que tiene un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más.

El sobrepeso es una clasificación menos severa pero aún se considera insalubre.

El IMC de una persona sana, calculado dividiendo el peso en kg por la altura en metros y la respuesta por la altura nuevamente, está entre 18,5 y 24,9.

  • Menos de 18,5 años: bajo peso
  • 18.5 - 24.9: Saludable
  • 25-29,9: sobrepeso
  • 30 o más: obeso

`` Nuestro análisis muestra que la introducción de una línea divisoria de las 9 p.m. en la publicidad televisiva de alimentos no saludables puede ser una contribución valiosa para proteger la salud futura de todos los niños en el Reino Unido y ayudar a mejorar la salud de los niños de entornos menos pudientes '', dijo el autor del estudio, el Dr. Oliver. Mytton en la Universidad de Cambridge.

El Dr. Mytton también destacó la importancia de prohibir los anuncios de comida chatarra en otros medios publicitarios, así como en la televisión.

Google ya ha revelado que está prohibiendo que se muestren anuncios de comida chatarra a los niños en sus plataformas, incluido YouTube.

"Los niños ahora consumen medios de una variedad de fuentes y, cada vez más, de servicios en línea y bajo demanda", dijo el Dr. Mytton.

"Por tanto, para dar a todos los niños la oportunidad de crecer sanos, es importante asegurarse de que esta publicidad no se traslade únicamente al horario de las 9 a las 10 de la noche y a los servicios online".

En Inglaterra, uno de cada cinco niños de entre cuatro y cinco años y uno de cada tres niños de entre 10 y 11 años tienen sobrepeso o son obesos.

Los niños con obesidad tienen cinco veces más probabilidades de tener obesidad en la edad adulta y tienen un mayor riesgo de muerte prematura y de desarrollar una variedad de enfermedades, enfermedades cardiovasculares, diabetes y algunos cánceres.

En julio, el gobierno de Boris Johnson reveló que está poniendo fin a los anuncios de comida chatarra en la televisión y en línea antes de la línea divisoria de las 9 pm en un intento por proteger a los jóvenes de la obesidad.

El gobierno también lanzó una consulta sobre la prohibición total de la publicidad de comida chatarra en línea.

El gobierno conservador había anunciado planes para reducir a la mitad la obesidad infantil para 2030, detallado en su documento de 'plan de acción', en 2018.

Los anuncios de comida chatarra durante los programas de televisión para niños están prohibidos desde 2007 (en la foto, Gary Lineker, que es el rostro de Walkers)

EL VÍNCULO ENTRE LA COMIDA BASURA Y LA TV

Una encuesta de Cancer Research UK en 2018 de casi 2500 niños encontró que aquellos que usaban Internet o miraban televisión comercial durante más de media hora al día eran más propensos a pedir, comprar o comer comida chatarra.

Los expertos encontraron que los jóvenes que veían más de tres horas de televisión comercial al día comían un promedio de diez refrigerios adicionales, como patatas fritas, galletas o bebidas gaseosas, a la semana en comparación con los que veían muy poca televisión.

Sin embargo, cuando veían la televisión sin publicidad, no existía un vínculo entre el tiempo frente a la pantalla y la probabilidad de comer más comida chatarra.

Cada hora adicional que los niños pasaban viendo televisión comercial estaba relacionada con un aumento de más del 20 por ciento de probabilidades de que los niños ansiaran la comida que habían visto en la publicidad o que compraran la comida que habían visto en la publicidad.

Los niños que veían más de tres horas de televisión comercial al día tenían un 59 por ciento más de probabilidades de tener sobrepeso u obesidad que los niños que veían media hora al día o menos.

Los investigadores encontraron que los niños en edad escolar primaria encuestados pasaban un promedio de 16 horas a la semana en Internet.

Cada hora adicional que los niños pasaban en línea se vinculaba con un 19% más de posibilidades de que los niños pidieran alimentos que habían visto anunciados y un 19% más de probabilidades de comprar los alimentos que habían visto anunciados.

Aquellos que usaban Internet más de 3 horas al día tenían un 79 por ciento más de probabilidades de tener sobrepeso u obesidad que los niños que usaban Internet media hora al día o menos.

En el nuevo estudio, los investigadores utilizaron datos sobre la exposición de los niños a la publicidad HFSS entre las 5:30 am y las 9 pm, así como información publicada previamente sobre la asociación entre la exposición a la publicidad HFSS y la ingesta de calorías de los niños.

El equipo utilizó datos de la firma de análisis Nielsen en todos los anuncios de comida y bebida transmitidos por televisión en 2015.

El conjunto de datos incluía detalles sobre qué productos y marcas se anunciaban, la hora del anuncio, el canal en el que se mostraba el anuncio y qué programas se publicaban a ambos lados del anuncio.

Sus datos también contenían información sobre los "impactos en los niños" de cada anuncio, proporcionada por la Junta de Investigación de Audiencia de las emisoras.

Luego, el equipo utilizó modelos informáticos para estimar el efecto del cambio promedio en el consumo de calorías sobre el peso corporal promedio de niños y niñas y su salud posterior en la vida adulta.

El estudio concluyó que la retirada de toda la publicidad de HFSS en el Reino Unido durante estas horas significaría que los 3,7 millones de niños en el Reino Unido verían una media de 1,5 anuncios de HFSS menos por día.

También disminuirían su ingesta de calorías en un promedio de 9.1 calorías por día.

Una caloría es la cantidad de calor necesaria para provocar el mismo aumento en un kilogramo de agua.

"En realidad, algunos niños verán un efecto mayor y otros un efecto menor o ningún efecto; no todos se verán afectados por igual", dijo el Dr. Mytton a MailOnline.

Esta disminución diaria promedio de 9,1 calorías reduciría el número de niños de 5 a 17 años con obesidad en un 4,6% y el número de niños considerados con sobrepeso en un 3,6%.

Esto equivale a 40.000 niños menos del Reino Unido con obesidad y 120.000 menos clasificados como con sobrepeso, 160.000 en total.

También resultaría en un beneficio monetario neto relacionado con la salud de £ 7,4 mil millones para el Reino Unido.

El equipo admite que no puede explicar con precisión todos los factores que afectarían el impacto de la política del gobierno.

`` Si bien los ensayos aleatorios muestran que los niños expuestos a publicidad de alimentos menos saludables consumen más calorías, existe incertidumbre sobre la naturaleza de la relación dosis-respuesta entre la publicidad de HFSS y la ingesta de calorías '', dicen los autores en su estudio, publicado en PLOS Medicine.

El estudio solo consideró el impacto directo de la publicidad HFSS en la ingesta calórica de los niños y no consideró el impacto de la publicidad HFSS en el cambio de las preferencias y hábitos alimentarios de niños y adultos.

A principios de este año, el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WCRF) criticó al gobierno del Reino Unido por retrasar su decisión de proteger a los niños de los efectos de la comercialización de alimentos "dañinos".

Los activistas, como el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WCRF), presionaron para que se prohibieran por completo los anuncios de comida chatarra antes de las 9 p.m. para reducir la obesidad infantil

El año pasado, los ministros llevaron a cabo una revisión de la efectividad de una línea divisoria de las 21:00 horas en los anuncios de comida chatarra, pero decidieron no adoptar la medida sobre la base de que sería ineficaz.

En ese momento, la WCRF dijo que el gobierno estaba fallando a los "derechos humanos básicos" de los niños al ignorar la evidencia.

Afirmó que el 49 por ciento de los anuncios de alimentos entre las 6 p.m. y las 9 p.m. en mayo de 2018 anunciaban directamente alimentos ricos en grasas, sal y azúcar.

Los niños con sobrepeso tienen más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas, cáncer o un derrame cerebral en la edad adulta.

Por otro lado, las prohibiciones de los anuncios de HFSS antes de la cuenca podrían hacer que los productores de alimentos tengan dificultades durante un período financiero ya incierto, han dicho las cifras de la industria.

Tim Rycroft, director de operaciones de la Federación de Alimentos y Bebidas, calificó la decisión del gobierno en julio como una "bofetada en la cara".

"El gobierno está a punto de dar una bofetada a la industria alimentaria que ha trabajado tan heroicamente durante los últimos cuatro meses para mantener a la nación alimentada con un riesgo considerable para sí misma", dijo en ese momento al programa Today de BBC Radio 4.

OBESIDAD: LOS ADULTOS CON UN IMC SUPERIOR A 30 SON OBESOS

La obesidad se define como un adulto que tiene un IMC de 30 o más.

El IMC de una persona sana, calculado dividiendo el peso en kg por la altura en metros y la respuesta por la altura nuevamente, está entre 18,5 y 24,9.

Entre los niños, la obesidad se define en el percentil 95.

Los percentiles comparan a los jóvenes con otros de su misma edad.

Por ejemplo, si un bebé de tres meses está en el percentil 40 de peso, eso significa que el 40 por ciento de los niños de tres meses pesan lo mismo o menos que ese bebé.

Alrededor del 58 por ciento de las mujeres y el 68 por ciento de los hombres en el Reino Unido tienen sobrepeso o son obesos.

La condición le cuesta al NHS alrededor de £ 6.1 mil millones, de su presupuesto aproximado de £ 124.7 mil millones, cada año.

Esto se debe a que la obesidad aumenta el riesgo de que una persona padezca una serie de afecciones potencialmente mortales.

Dichas afecciones incluyen la diabetes tipo 2, que puede causar enfermedad renal, ceguera e incluso amputaciones de extremidades.

La investigación sugiere que al menos una de cada seis camas de hospital en el Reino Unido está ocupada por un paciente con diabetes.

La obesidad también aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca, que mata a 315.000 personas cada año en el Reino Unido, lo que la convierte en la principal causa de muerte.

Cargar cantidades peligrosas de peso también se ha relacionado con 12 cánceres diferentes.

Esto incluye la mama, que afecta a una de cada ocho mujeres en algún momento de sus vidas.

Entre los niños, la investigación sugiere que el 70 por ciento de los jóvenes obesos tienen presión arterial alta o colesterol elevado, lo que los pone en riesgo de enfermedad cardíaca.

Los niños obesos también tienen una probabilidad significativamente mayor de convertirse en adultos obesos.

Y si los niños tienen sobrepeso, su obesidad en la edad adulta suele ser más grave.

Uno de cada cinco niños comienza la escuela en el Reino Unido con sobrepeso u obesidad, lo que aumenta a uno de cada tres cuando cumplen 10 años.


Todos los puntos sí:

Sí porque & # 8230

Desde la década de 1970, la publicidad de comida rápida y los anuncios dirigidos específicamente a niños han aumentado de manera espectacular. Al mismo tiempo, la incidencia de la obesidad también se ha disparado. Es difícil negar el vínculo entre el aumento de la publicidad de comida rápida y la obesidad infantil. Según la Kaiser Family Foundation, aproximadamente el 50 por ciento de los anuncios a los que están expuestos los niños están relacionados con la comida. De estos, ninguno es para frutas, verduras u otras opciones saludables. Los niños están expuestos a casi 21 anuncios por día, y de estos, solo uno cada dos o tres días es un anuncio de servicio público para una alimentación más saludable. Los estudios de la Asociación Estadounidense de Psicología muestran que los anunciantes gastan más de doce mil millones de dólares al año en anuncios dirigidos a niños. Si estos no fueran particularmente efectivos, sería una inversión muy pobre de la industria alimentaria. Para investigar esta tendencia, se formó el Grupo de Trabajo sobre Publicidad e Infancia. Su investigación muestra que la preferencia de productos de los niños comienza con una sola visualización comercial. La visualización adicional sirve para fortalecer aún más la preferencia del niño por un producto en particular. The American Psychological Association further notes a great deal of research shows eating unhealthy fast foods and excluding healthy alternatives leads to obesity and overall poor health. The trend has been reported on repeatedly. Dr. Victor Strasburger recently told Reuters news agency, “Just by banning ads for fast food, one study says we could decrease obesity and overweight by 17 percent.” That reduction in childhood obesity alone should be enough to ban fast food advertising.

No because…

Fast food doesn’t necessarily make people fat, just unhealthy (cholesterol, starch etc) . See, I’m not fat but I don’t feel healthy because I barely have any muscle and I live on fat, sugar and starch mostly. I need to change my diet and exercise.

Fast food chains are also offering balanced diets, high protein, salad bowls etc are all on the menu even at pizza hut and McDonald’s. It is also the obligation of the parents to police what their children view and how much screen time they get. If parents today took a more proactive approach, spending more personal time and using television less as a babysitter we would see less obesity in children. Also parents today need to remember they are the ones in charge, not the children. There seems to be a trend today where parents are afraid to anger the child by saying no. Perhaps some of the blame for the increase in childhood obesity rates lies with the hands off approach to parenting which has become the norm in modern society.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

The series, which features basic science experiments, challenges, arts and crafts and unboxing toys, earned $26 million (£20 million) last year, researchers say.

But fast food companies are increasingly interested in inserting their products into these videos, which are hugely popular with children.

It's thought that watching unhealthy food advertising increases the calories children eat by triggering cravings and subconsciously directing them to the larder.

In the UK, the government is cracking down on junk food ads on TV by implementing a 9pm watershed.

But companies have dramatically increased online advertising in response to consumers' growing social media use.

WHAT IS THE UK'S BAN ON JUNK FOOD ADS?

The government will be banning junk food ads on TV between 5:30am and 9pm every day.

The measure, which has not yet come into force, was announced in July.

The government also launched a consultation over a total ban on junk food advertising online.

The measures will help cut child obesity and overweight figures.

Children carrying extra weight are more likely to develop type 2 diabetes, heart disease, cancer or have a stroke in adulthood.

Junk food adverts during children’s TV programmes have been banned since 2007.

Authorities will need to do more to limit children's exposure to junk food ads online, the experts claim.

'Kids already see several thousand food commercials on television every year, and adding these YouTube videos on top of it may make it even more difficult for parents and children to maintain a healthy diet,' said Marie Bragg at New York University School of Global Public Health.

'The allure of YouTube may be especially strong in 2020 as many parents are working remotely and have to juggle the challenging task of having young kids at home because of Covid-19.

'We need a digital media environment that supports healthy eating instead of discouraging it.'

In a statement to MailOnline, a YouTube spokesperson pointed out that it doesn't allow paid promotional content on YouTube Kids – its dedicated app for children.

'Because YouTube is not for children we’ve invested significantly in the creation of the YouTube Kids app, a destination made specifically for kids to explore their imagination and curiosity on a range of topics, such as healthy habits,' the spokesperson added.

'[We have] clear guidelines which restrict categories like food and beverage from advertising on the app.

'Protecting kids and families is a top priority for us.'

Google has already revealed it is now banning junk food adverts from being shown to children on its platforms, including YouTube.

The policy, which came into effect October 6, prohibits the promotion of high fat, salt, sugar food (HFSS) and drinks to minors in the EU and UK.

YouTube, which is the second most visited website in the world after Google, is a popular destination for kids seeking entertainment.

Kid influencers’ YouTube videos were collectively viewed more than 48 billion times, and videos featuring food and/or drinks were viewed 1 billion times. Most were unhealthy branded items, such as those from McDonald’s

More than 80 percent of parents with a child younger than 12 years old allow their child to watch YouTube and 35 percent of parents said that their kid watches YouTube regularly, the experts report.

Food and beverage companies also spend $1.8 billion (£1.4 billion) a year marketing their products to young people globally.

TOP FIVE YOUTUBE 'KIDFLUENCERS'

Toys, games, arts and crafts, food

Vlogs, field trips, challenges

Total video views: 48,155,726,233

Kidfluencer videos have caught the attention of some of these companies, who advertise or sponsor posts to promote their products during videos.

'Parents may not realise that kid influencers are often paid by food companies to promote unhealthy food and beverages in their videos,' said Bragg.

Researchers used data from AI marketing firm Socialbakers to identify the five most-watched kid influencers on YouTube in 2019, whose ages ranged from 3 to 14 years old, and analysed their most-watched videos.

The team searched for 50 of their most-watched videos and 50 of their videos that featured food and drinks on the thumbnail image of the video.

Focusing on a sample of 418 YouTube videos, they assessed whether kid influencers consumed or played with food or toys, quantified the number of minutes food and drink appeared and recorded names of branded food and drinks.

The team then assessed the nutritional quality of foods using the UK Department of Health's Nutrient Profile Model and identified the number of drinks with added sugar.

The researchers found 42.8 per cent of the most-popular videos from kid influencers promoted food and drinks and more than 90 per cent of these products were unhealthy branded food, drinks, or fast food toys.

Fast food was the most frequently featured junk food, followed by sweets and fizzy drinks.

Only a few videos featured unhealthy unbranded items like hot dogs (4 per cent), healthy unbranded items like fruit (3 per cent), and healthy branded items like yogurt (2 per cent).

The fact the videos featuring junk food product placements were viewed more than 1 billion times is a 'staggering level of exposure' for food and beverage companies, the team say.

'Our study is the first to quantify the extent to which junk food product placements appear in YouTube videos from kid influencers,' said Bragg.

'It was concerning to see that kid influencers are promoting a high volume of junk food in their YouTube videos, and that those videos are generating enormous amounts of screen time for these unhealthy products.'

Researchers do not know which food and drink product placements were paid endorsements.

But these videos are problematic for public health because they let food companies subtly promote unhealthy foods to young children and their parents.

'It's a perfect storm for encouraging poor nutrition – research shows that people trust influencers because they appear to be "everyday people" and when you see these kid influencers eating certain foods, it doesn't necessarily look like advertising,' said Bragg.

The UK is moving to ban junk food ads on TV before 9pm in the evening. The government also launched a consultation over a total ban on junk food advertising online

'But it is advertising, and numerous studies have shown that children who see food ads consume more calories than children who see non-food ads.'

The National Academy of Medicine and World Health Organisation identify food marketing as a major driver of childhood obesity.

The researchers encourage federal and state regulators to strengthen and enforce regulations of junk food advertising by kid influencers.

'We hope that the results of this study encourage the Federal Trade Commission and state attorneys general to focus on this issue and identify strategies to protect children and public health,' said study author Jennifer Pomeranz at New York University.

The study has been published in the journal Pediatrics.

THE LINK BETWEEN JUNK FOOD AND TV

A Cancer Research UK survey in 2018 of almost 2,500 children found those who used the internet or watched commercial television for more than half an hour a day were more likely to ask for, buy or eat junk food.

Experts found youngsters who watched more than three hours of commercial TV a day ate an average of ten extra snack items, such as crisps, biscuits or fizzy drinks, a week compared with those who watched very little TV.

However, when they watched TV without adverts, there was no link between screen time and the likelihood of eating more junk food.

Each additional hour children spent watching commercial TV was linked to more than a 20 per cent increased chance of children craving for food they'd seen advertised or buying the food they'd seen advertised.

The children who watched more than three hours of commercial TV a day were 59 per cent more likely to be overweight or obese than children who watched half an hour a day or less.

Researchers found the primary school-age children surveyed spent an average of 16 hours a week on the internet.

Every additional hour children spent online was linked to a 19 per cent increased chance of children asking for food they'd seen advertised and a 19 per cent increased chance of buying the food they'd seen advertised.

Those who used the internet more than 3 hours a day were 79 per cent more likely to be overweight or obese than children who used the internet half an hour a day or less.


Habits Are Often Formed During Childhood And It’s Important To Ensure That Kids Eat A Healthy Diet In School

Yes because…

Banning junk food is likely to have an impact on one’s diet throughout their entire life. Prominent psychologists feel that healthy habits are formed during childhood. According to Blakeslee, a prominent psychologist, dietary habits formed in childhood tend to last throughout life.

No because…

If children sneak in junk food from home, banning junk foods in school wouldn’t help children to learn healthier ways of eating for life. Instead, the time and effort that went with sneaking in junk food could reinforce the habit of eating it even more.


Eight Countries Taking Action Against Harmful Food Marketing

0

Children from the United States view an average of one food commercial for every five minutes of television watched, according to a study from the University of Minnesota. Unfortunately, these youth-targeted advertisements focus predominately on foods high in sugar and fat, such as fast food, high-sugar cereals, sugary drinks, and candy, making it no surprise that many children are not consuming healthy diets. In response to the high levels of junk-food advertising, some countries are taking the issue into their own hands by restricting broadcast advertising and other child-targeted marketing techniques.

According to the World Health Organization, advertisements can significantly influence food preferences and consumption. The impact is especially acute for young children under 10 years old, who tend to view ads as unbiased sources of information, making it more difficult for them to respond judiciously to marketing, found researchers from the University of Minnesota.

Furthermore, food marketers have expanded and intensified marketing efforts through a variety of channels in recent decades. “Parents’ efforts to help their children eat healthily are being undermined by sophisticated promotion of junk food to children: on TV, online, at the cinema, in magazines, in supermarkets, on food packaging, and for some even at school,” says Malcolm Clark, coordinator of the Children’s Food Campaign, a United Kingdom-based organization that aims to protect children from junk-food marketing.

Anne Lappé, founder of Food MythBusters, a food-focused media initiative, accuses food companies of pushing cheap, addictive foods on children and teens in the name of profit. “Food corporations spend roughly two billion a year on ads specifically targeting children and teens,” says Lappé in a Food MythBusters video. “No wonder pediatricians are seeing diet-related illnesses of young people alarmingly on the rise.”

Some countries have pursued voluntary, industry-led pledges restricting advertising. The Children’s Food and Beverage Advertising Initiative, EU Pledge, and Children’s Advertising Initiative in the United States, European Union member states, and Canada, respectively, are composed of candy, fast-food, and soft drink companies who pledge to shift their marketing to healthier foods for children under 12. Critics say that these policies are ineffective since industries set the bar too low given the highly competitive marketplace. However, EU Pledge participants claim that children’s exposure to television marketing has fallen 48 percent and that U.S. industry spending on child food marketing has dropped by 19.5 percent since the pledges were enacted.

But governments can play a greater role in limiting the harmful public health impacts of food advertising by implementing legislation that restricts broadcasting, bans the use of cartoons and toys, or requires health warnings on commercials. This week, Food Tank highlights eight countries that have taken steps to limit the harmful impact of junk-food marketing.

Quebec’s law passed in 1980 restricting junk-food marketing to kids was the first of its kind, banning fast food marketing aimed at children under 13 in print and electronic media. Fast-food expenditures subsequently decreased 13 percent. While the rest of Canada has seen a drastic increase in obesity among children, Quebec maintains the lowest child obesity rate.

Chilean law restricts advertising which targets children under the age of 14 for foods considered high in calories, saturated fat, sugar, and sodium. The regulation applies to television programs, websites, radios, and magazines directed at children or those where the audience is composed of 20 percent children or more. Likewise, these select food items may not be marketed in schools. Promotional strategies including the use of cartoons and toys are also prohibited.

Rather than setting restrictions on the amount of junk-food advertising, French authorities require that advertisements for products containing added fats, sweeteners, or sodium be accompanied by a message explaining dietary principles. One example is “for your health, eat at least five fruits and vegetables a day.”

Foods high in fats, sugar, and sodium are banned from advertising, sponsorship, teleshopping, and product placement in children’s TV and radio programs where over 50 percent of the audience is under 18 years old. Any advertising targeting children under 18 cannot include celebrities, and those directed to children under 13 cannot include health claims or use licensed characters. Overall, advertisements for unhealthy foods may compose up to only 25 percent of all paid advertising on all channels.

The Mexican government commission reports that their children see more junk-food advertisements than any other country, totaling 12,000 a year. The Ministry of Health has taken a series of steps to limit child exposure to unhealthy food marketing, beginning with restricting advertising of certain foods and sweetened beverages, determined by their compliance to a nutrient profile model. Restrictions apply to television programs with more than 35 percent of the audience under 13 years old, between 2:30 pm and 7:30 pm on weekdays and 7:00 am and 7:30 pm on weekends. In July 2014, the government extended the restriction to films.

The Norwegian government restricts all broadcast advertising directed specifically to children through the Broadcasting Act of 1992. In 2013, industry and government took a step further: companies agreed to a self-regulated ban on all marketing of unhealthy foods and drinks to children under the age of 16. Norway also leads a World Health Organization network of 28 countries focused on reducing marketing pressures on children.

In January 2016, Taiwan implemented unhealthy food advertising limits for kids under 12 years old. Dedicated television channels for children cannot broadcast advertisements of foods exceeding set fat, sodium, and sugar content limits from 5 pm to 9 pm. Like their Chilean counterparts, food marketers cannot promote their products with free toys at restaurants, a common practice among fast food chains.

Reino Unido

A decade ago, the government passed a statutory ban on television advertising to children under 16 of foods high in fats, sugar, and salt. According to the UK Department of Health, children are now exposed to 37 percent fewer commercials and annual expenditures towards child-targeted advertisements have decreased 41 percent.


U.S. Won't Ban Junk-Food Advertising to Kids

WASHINGTON -- The U.S. government won't ban or limit junk-food advertising to children, but wants the industry to set new guidelines to promote healthy eating and minimize obesity, a top regulator said Friday.

Regulators will host a workshop this summer to help food makers and advertisers develop the guidelines, said Deborah Majoras, chairwoman of the Federal Trade Commission.

"Let me make clear, this is not the first step toward new government regulations to ban or restrict children's food advertising and marketing. The FTC tried that approach in the 1970s and it failed," Ms. Majoras said at a Consumer Federation of America conference.

The announcement "is a call to action for industry to examine what is working and what more can be done through responsible marketing, product innovations and other approaches to promote healthy food choices and lifestyles in children," she said.

Dan Jaffe, executive vice president for the Association of National Advertisers, said the industry has had an effective self-regulatory system since 1974. An industry-backed group screens ads aimed at youth to make sure they are appropriate for children.


Ver el vídeo: Proponen llevar a todo el país la ley que prohíbe vender chatarra a niños (Mayo 2022).